Qué, cómo y para qué la permacultura

Permacultor Guillermo Hernán Pierri
Em Desinformémonos número 17, março de 2011.

Trabajar sin perturbar la naturaleza

Para la permacultura sólo hace falta tiempo para que las cosas se vayan dando. Se diseña por etapas y al principio se debe tener mucha paciencia, pero una vez que todo está vinculando y funcionando se vuelve juego de niños.

De los principales problemas que tiene el uso de la permacultura es que por el modo de vida que llevamos nos cuesta un poco adaptar nuestros tiempos para volver al tiempo natural, el proceso de cambios para muchos es prácticamente imposible, debido a que durante siglos vivimos adaptando la naturaleza a nuestra forma de vida y en este caso es todo lo contrario, o sea adaptarnos nuevamente a vivir acorde con la naturaleza, para evitar procesos destructivos innecesarios

La permacultura en estos tiempos se ha limitado a las personas adineradas que pueden pagar construcciones ecológicas que son más caras que las de cemento y zinc. La mayoría de la población no tiene dinero para esto, ni siquiera para pagar un terreno o un pozo de agua, ni para pagar los cursos y diseños carísimos que dan los permacultores con experiencia.

Pero esperamos que esta realidad cambie al tomar conciencia de la buena vida que podríamos llevar si todos colaboráramos por vivir mejor. Cuando estuve en Colombia viví con unos indígenas de por allí, y para mi sorpresa, vivían de forma natural, tenían sus alimentos y agua limpia de un río que baja por la montaña, que además contaba con peces para el consumo, claro que sólo cazan por comida y tienen muy en cuenta los períodos de reproducción de los animales, para no terminar extinguiéndolos y quedarse sin alimentos en el futuro. Para ellos, que no conciben el sistema como un capital, es mucho más fácil. Se cooperan para todo, construyen sus casas y siembran sus alimentos, y como son familias numerosas todos trabajan por el bien común.


Para la permacultura sólo hace falta tiempo para que las cosas se vayan dando. Se diseña por etapas y al principio se debe tener mucha paciencia, pero una vez que todo está vinculando y funcionando se vuelve juego de niños. Jamás se toman decisiones apresuradas y una vez que algo se transforma ya no se vuelve a intervenir, pues la energía natural trabajara por sí sola.

Porqué sí a la permacultura

Medio ambiente: lo que hacemos en permacultura es trabajar a favor de la naturaleza buscando nuestro bienestar pero sin perturbar los procesos naturales, adaptándonos nosotros a la naturaleza y no al revés, dejar que la naturaleza nos enseñe a tomar decisiones adecuadas. Aquí no se desecha nada, todo sirve para todo de forma cíclica (empieza, termina y vuelve a empezar)

Lo que hacemos en nuestros sistema es ponernos a pensar solo en el dinero sin hacer caso a las problemáticas que puede traernos el no hacernos cargo de nuestros desperdicios, se producen cosas tóxicas e innecesarias provocando un caos de contaminación, arruinamos el bosque , el agua y el aire, cosas esenciales para la vida y lo que es peor arruinamos nuestra salud en todo los planos de existencia, este modo de vida no puede perdurar, porque a diferencia del otro este no tiene ciclos es un sistema lineal y no se puede operar un sistema lineal en un planeta finito, (los recursos se agotan y los desechos no se reutilizan, los tóxicos que se producen ya no volverán a la tierra de forma natural.

Economía: En la permacultura todos los recursos los tomamos de la naturaleza. Por ejemplo, a la hora de comer servimos alimentos naturales sanos hechos en casa llenos de nutrientes y sin gastar un centavo por ellos, y el agua la sacamos o bien de un pozo, o un río o de lluvias, y las devolvemos limpias al sistema sin contaminar, este es uno de los limites más comunes en la naturaleza porque en nuestro sistema es muy probable que venga alguna empresa foránea a contaminar o llevarse nuestra agua, por ello es que debemos estar en comunidades, para defender nuestros derechos, aunque en muchos lugares la justicia no responde y la única opción es bloquear la construcción. Esto nos pone en peligro, porque las naciones defienden más los derechos de las grandes corporaciones que pagan a algún juez de turno por hacer la vista gorda y en muchos casos hasta utilizan las fuerzas como el ejército o la policía, para poder hacerse con las suyas, lo cierto es que si estamos comunicados con otras regiones y filmando estos atropellos podríamos lograr poner en evidencia a estos tipos y quizás la toma de conciencia sea aun mayor. Tendríamos que buscar entonces líderes más competentes con la gente que con las corporaciones.

Por otro lado, en nuestro sistema la comida no se produce para que la gente de nutra de ricos alimentos, sino para comerciarla, haciendo productos degenerados en laboratorios para que duren más y muchas veces por no decir todas sin nutrientes, aparte de generarnos vicios como el cigarrillo o la coca cola , que afectan directamente a nuestra salud. Pagamos carísimo para alimentarnos mal.

Educación: En la permacultura todos aprendemos de la naturaleza y nosotros también pertenecemos a este grupo aunque no parezca, los niños y ancianos también pobres o ricos también pueden enseñarnos cosas nuevas y nosotros enseñarles nuestras experiencias en nuestras prácticas pero por sobre todo en la naturaleza esta todo lo que necesitamos aprender para vivir de forma sana y saludable. Las experiencias son vividas y divertidas.


En nuestro sistema en cambio nos preocupamos por aprender cosas que en muchos casos están más ligadas a lo económico que al desarrollo físico mental o espiritual de las personas de esta manera entramos como engranes de este sistema destructivo y nos hacemos tan dependientes que si algún día nos tocara vivir en la naturaleza no sabríamos ni cómo hacer del baño

Salud: En la permacultura, como todo lo que nos rodea es natural, no se produce contaminación y tenemos más tiempo para nosotros, uno sin duda vive más saludable, se complementa con varias artes como cualquier cosa recreativa el yoga o carpintería, salir a visitar a algún pariente lejano, etcétera.

En nuestro sistema vivimos rodeados de contaminación, estrés y la tensión que nos lleva al límite en el que el ser humano no puede razonar de forma natural y consciente, sin contar la violencia del precio de vivir con la soga al cuello.

Por esto y mucho más nosotros queremos volcarnos a la permacultura, para no depender más que de lo que tengamos para subsistir en este mundo que cada vez se torna más complicado y empezar a ver qué es lo que realment
e necesitamos para vivir una buna vida. Promocionarlo con ejemplos que demuestren que cuanto más huertas halla, menos hambre va a haber en el mundo, cuanto más arboles sembremos, más agua de lluvia y oxigeno propagaremos. La estética actual es muy linda al ojo humano pero no es sostenible, es necesario dejar de ver el mundo con nuestros ojos y empezar a verlos con los ojos de la naturaleza.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *